Val do Salnés, un entorno único

Val do Salnés, un entorno único

Val do Salnés, un entorno único

Ya sean los vientos oceánicos provenientes del Atlántico o el suelo granítico que alimenta y soporta nuestros viñedos, el Val do Salnés es un entorno único para la elaboración del albariño.

Una zona que debe su nombre a la gran cantidad de salinas establecidas en las costas bajas y arenosas de la ría de Arousa durante la época sueva. Época en la que este valle ya poseía los ingredientes necesarios para el cultivo de la Vitis Vinifera.

En la actualidad, el clima, orografía e hidrografía son factores que determinan el ecosistema vitivinícola del Salnés y la calidad de los vinos de Condes de Albarei. Una zona de máxima calidad según el cálculo de la Integral Térmica Eficaz, un índice que mide el potencial de calidad medio de una zona vitícola.

Pero si quieres comprobarlo por ti mismo, sin necesidad de hacer ninguna fórmula matemática, te invitamos a que sigas leyendo este post y descubras lo que convierte al Val do Salnés en un entorno único.

Un clima marcado por 3 elementos

Si hay tres elementos del clima que afecten de manera directa y decisiva en nuestros viñedos, esos son el océano Atlántico, nuestra ría de Arousa y el anticiclón de las Azores. Tres elementos que no se entenderían de manera individual ya que funcionan como un todo, haciendo del Val do Salnés un entorno único.

Nuestro clima está regido por la influencia del océano Atlántico, favoreciendo unas temperaturas suaves (entre 10ºC y 25ºC) durante todo el año.

A pesar del cambio climático, el cual tiende a acortar la primavera y el otoño, en nuestra zona las estaciones todavía son perfectamente diferenciables. Ejemplo de ello son las oscilaciones térmicas entre los meses de diciembre y marzo o junio y septiembre.

En temporada templada, del 21 de junio al 21 de septiembre, el anticiclón de las Azores se sitúa próximo a nosotros, lo que provoca que la temperatura máxima promedio diaria supere los 23ºC habitualmente. En la temporada fresca, del 18 de noviembre al 6 de marzo, la temperatura promedio es menor a 15ºC, sin llegar a aproximarse a los 0ºC gracias a la influencia de la ría de Arousa.

Val do Salnés y la ría de Arousa, un entorno único

Primavera y verano en O Salnés

La primavera es la estación en la que nuestros viñedos empiezan a brotar y, salvo por alguna helada aislada, la planta crece sana y fuerte para alcanzar su siguiente fase, la foliación.

Por su parte, el verano está marcado por la llegada del anticiclón de las Azores. Como veníamos mencionando anteriormente, este se sitúa sobre el norte de la península ibérica y proporciona tiempo estable, soleado y sin precipitaciones reiteradas pero abundantes.

Además, nuestra querida ría de Arousa, la mayor ría gallega en términos de superficie y la más grande de toda España, también tiene protagonismo ya que influye de manera directa sobre el clima provocando que los veranos sean frescos y húmedos.

Estas condiciones de luz, temperatura y humedad favorecen de manera determinante la calidad de nuestras uvas.   

Otoño e invierno en O Salnés

Con la llegada del otoño el anticiclón de las Azores retorna al archipiélago que le da nombre, permitiendo la entrada de líneas de bajas presiones. Esto convierte al otoño en la estación ganadora del premio a la más lluviosa en nuestra zona.

Si bien los inviernos están protagonizados por borrascas atlánticas del Oeste y del Suroeste, las precipitaciones que dejan son clave ya que evitan que la temperatura tenga oscilaciones drásticas entre el día y la noche.

No obstante, lo anterior no exime que haya ciertos momentos en los que el mercurio descienda drásticamente, algo que ocurre por dos situaciones. La primera, cuando el aire frío del Ártico penetra en nuestra zona y la segunda, cuando algún anticiclón se posiciona sobre nosotros, apartando las borrascas del atlántico

Con respecto a la pluviometría, el Val do Salnés se caracteriza por una gran cantidad de precipitaciones durante todo el año, alcanzando los 1.400 mm, y que disminuyen significativamente con la llegada del verano. Algo muy interesante ya que esta sequía estival favorece la maduración de la uva

Granito, mar y albariño

En el ámbito de la viticultura se ha utilizado tradicionalmente el término terroir (terruño en español) para denotar las características especiales que el clima, la geografía o la geología de un determinado lugar otorgan a determinadas variedades.

Antes hemos comprobado por qué el clima hacía de nuestra zona un entorno tan interesante para el cultivo de la uva. Sin embargo, se necesita un suelo que absorba, distribuya y sintetice todos esos aportes.

El suelo granítico predominante en el Val do Salnés posibilita unas maduraciones suaves. Esto se debe a que por el día irradian calor y por la noche se enfrían más rápido. La diferencia de temperatura resultante permite aumentar los niveles de azúcar con la luz solar y evitar pérdidas de acidez durante las noches.

A nivel orográfico destaca la poca altitud del terreno y el ínfimo desnivel que se presenta en nuestra zona. Un dato curioso y que podría ilustrar lo anterior es que la altitud máxima que se puede alcanzar es de 300 metros sobre el nivel del mar.

Por último, esto favoreció desde un principio que la ubicación de los viñedos fuese próxima a la ría de Arousa, caracterizando nuestros suelos por ser principalmente arenosos y mineralizados, especialmente graníticos y algo ácidos. A su vez, esta circunstancia ha dotado a nuestros vinos de ese toque salino tan característico. 

X
Únete al Club Albarei
y consigue 5€ de descuento en tu Próximo pedido.

Además, cada mes recibirás:

- Ofertas y descuentos exclusivos para miembros
- Novedades de la bodega
- Un montón de contenidos sobre el mundo del vino que te encantarán