Condes de Albarei

Vino y queso ¿Buen maridaje?

Vino y queso ¿Buen maridaje?

La combinación del vino y queso siempre ha estado presente en las catas vinícolas, pues cuenta con muchos años de historia y numerosos mitos que le rodean. Sin embargo, en los últimos años son muchos los que se cuestionaron si este maridaje era correcto para el vino. 

Por eso, en este post de blog te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este dúo tan famoso. De todas formas, nuestros consejos y maridajes estarán destinados principalmente a una combinación en concreto: el albariño y el queso. Sigue leyendo para convertirte en todo un/a experto/a de los maridajes y aprender a disfrutar al máximo tus experiencias vinícolas. 

    1. Mitos y leyendas sobre este maridaje
    2. Claves de la combinación “vino y queso”
    3. Un vino para cada queso

Mitos y leyendas sobre este maridaje

El mito más extendido en relación a esta pareja se remonta a los inicios de la producción del vino tinto, cuando los bodegueros ofrecían a los catadores vino con queso para disimular los errores que este pudiera tener. De ahí viene el dicho “Que no te la den con queso”, es decir, que no te engañen. 

Esta práctica era usual en vinos tintos, pues la combinación de queso con vino blanco siempre fue todo un éxito, con un equilibrio correcto. ¡Te lo demostramos!

La combinación del vino y queso siempre ha estado presente en las catas vinícolas, pues cuenta con muchos años de historia y numerosos mitos que le rodean.

Claves de la combinación vino y queso 

Tal y como ya hemos apuntado en otros post de blog, los maridajes con nuestros albariños son muy variados, aunque siempre siguiendo unas normas generales. En nuestro caso, Condes de Albarei no solo combina a la perfección con mariscos y pescados, sino que también puede ser el aliado perfecto de embutidos, ensaladas, frutos secos y, por supuesto, ¡Una buena tabla de quesos! 

Existen algunas reglas básicas a la hora de combinar vino y queso. La primera es que el queso no puede poseer un sabor más fuerte que el del vino, pues sería negativo para su cata. Es decir, el queso nunca puede quedar por encima del vino. Por lo tanto, si el vino es suave, el tipo de queso también debe serlo. 

Esta primera norma está muy relacionada con la segunda, que reside en la importancia de escoger vinos y quesos que se complementen. En nuestro caso, nuestros vinos blancos albariños deben ir acompañados de quesos más suaves. 

En este sentido, el orden de los elementos en este maridaje estrella es clave. Los expertos afirman que primero se debe degustar el queso y después catar el vino. Posteriormente, se debe repetir esta acción en el orden inverso. De esta forma, se podrán percibir sus diferentes cualidades organolépticas.

La última regla, pero no por ello menos importante, es que debes dejar lugar a la improvisación y siempre tener en cuenta tus gustos personales. Si un queso no te convence, no te obligues a probarlo con vino, pues el sabor del vino se verá afectado negativamente por este factor. 

¡Un consejo! Completa tu maridaje con otros alimentos para darle un toque más enriquecedor a la cata: frutos secos, embutidos, olivas, etc.

El queso no puede poseer un sabor más fuerte que el del vino, pues sería negativo para su cata. Es decir, el queso nunca puede quedar por encima del vino.

Un vino para cada queso

El vino y el queso son alimentos con sabores muy persistentes y personalidades muy marcadas, por lo que es importante elegir variedades que no se pisen y den lugar a una unión armoniosa en el paladar. 

Por ejemplo, los quesos tiernos y suaves, como los quesos frescos o el queso tipo Brie o Camembert, combinan muy bien con vinos blancos jóvenes, como nuestro Condes de Albarei o nuestro Enxebre. Este tipo de queso potenciará el sabor fresco del albariño y dará más presencia su pureza varietal. Sin embargo, si optas por una combinación más potente, puedes acompañar nuestros albariños con crianza, como Carballo Galego o Albariño en Rama con quesos un poco más curados.

Los quesos tiernos y suaves, como los quesos frescos o el queso tipo Brie o Camembert, combinan muy bien con vinos blancos jóvenes, como nuestro Condes de Albarei.

Además, es importante matizar que una cata con los albariños de Condes de Albarei debe ser acompañada con una tabla de quesos de la misma zona, es decir, de Galicia. Así, el maridaje será más coherente y los sabores no solo se combinarán de forma objetiva, pues toda la experiencia estará rodeada de tradición y emoción. 

Por último, si lo que quieres es ser un verdadero #winelover crea una experiencia vinícola de calidad empezando por la pareja de vino y queso más fresca y suave, y, posteriormente, ve aumentando progresivamente la curación de los quesos y el tiempo de crianza del vino. La clave está en introducir algún alimento entre la pareja de vino y queso, para limpiar el paladar y potenciar los aromas y sabores del albariño, como, por ejemplo, alguna fruta. 

Llegados a este punto, está claro que el vino y el queso sí que forman un buen maridaje.

Apúntate al Club Albarei

y consigue 5€ de regalo

X
Únete al Club Albarei
y consigue 5€ de descuento en tu Próximo pedido.

Además, cada mes recibirás:

- Ofertas y descuentos exclusivos para miembros
- Novedades de la bodega
- Un montón de contenidos sobre el mundo del vino que te encantarán